Saltear al contenido principal
LA RELOJERÍA JAMÁS CONTADA
enero 27, 2021 11:59

Lo que nos dejó este 2020

&

Así han sido las cosas simplemente porque han pasado...

 238 Lecturas de este artículo

Este 2020 tan catastrófico por fin se termina y me he planteado hacer un pequeño resumen a modo de editorial, en donde os cuento cuáles han sido de las piezas relojeras que en mi opinión han sido las más relevantes de este año.

Veámoslo

Sinceramente creo que dejando a un lado el tema de la pandemia, el presente año nos dejo una gran cantidad de novedades realmente increíbles. El año comenzó con el potente lanzamiento del Streamliner de Moser, creo que es la pieza que más ha acaparado la atención este año. Un poco tiempo después, Moser nos vuelve a sorprender con senda colaboración con MB&F, en la que intercambian estéticas.

El impresionante fondo del FB-2RE de Ferdinand Berthoud

La casa de Max Büsser no ha parado tampoco, pues aparte de esta colaboración presentó muchas piezas propias en las que cabe destacar el ya famoso HM10 Bulldog.

La nota chic se la ha llevado la gente de Czapek con su Antartique, sin duda han tirado la casa por la ventana con ese sport-chic tan sobrio y elegante. Sin duda la gran celebración.

Detalle del Streamliner de H. Moser & Cie.

Otras dos empresas que no han dejado de lanzar novedades son por una parte HYT, que no ha dejado de producir novedades a su ya exitoso producto encapsulado. Junto a esta marca también se encuentra Urwerk, que aparte de el éxito alcanzado por su UR-100 en su versión C-3PO, ha logrado una interesante transición entre su UR-210, a su nuevo UR-220. Tanto Urwerk como MB&F son dos de estas empresas del sector independiente que están viviendo este crossover, esa transformación de pequeña empresa independiente a ser simplemente una de las grandes.

Otras novedades que me han parecido relevantes en este caso sobre un par de marcas que se deben al gran público, lo vemos en Omega con la comercialización de su Speedmaster con el nuevo 321, algo realmente importante. La contraparte a todo esto fue la inesperada aparición de los nuevos modelos en 41 mm de la colección Submariner de Rolex, junto a la noticia del un Hulk descatalogado que generará el alza en el mercado de segunda mano.

El Balancier S de Greubel & Forsey

La casa Chopard hizo un par de presentaciones que me gustaron mucho, me refiero a el L.U.C GMT One y el Mille Miglia Lab One, son piezas en perfecta consonancia con el carácter innovador de es esta marca. Junto a esta la presentación de la marca hermana, Ferdinand Berthoud, y con quien abro paso a la alta relojería, en donde he podido ver este año una serie de cosas realmente apoteósicas.

Ferdianand Berthoud continua la evolución de sus cronómetros de marina con al go distinto a la serie FB 1, con la FB 2, en donde no pierde ni su estética victoriana ni su grado de precisión ni de detalle.

Audemars Piguet hizo una pieza realmente relevante para su colección 11.59, se trata de la Grande Sonnerie Carillon SuperSonerie, con la participación de la conocida esferista Anita Porchet, quien aplicó con maestría elementos de oro en una esfera de ensueño.

Patek Philippe por su parte le dedicó este año a los repetidores de minutos, una de las complicaciones favoritas del señor Stern, vió el nacimiento de un nuevo modelo que a mi me dejo simplemente anonadado. Me refiero al 5303R-001, una de las formas más preciosas de manifestar la alta relojería, con esa arquitectura abierta muestra la genialidad de su interior.

Sobre otras dos marcas que no debo olvidar mencionar el vigésimo aniversario del Chronometre a Resonance, en donde F.P. Journe ha rediseñado la pieza que ahora también está disponible en un formato de 42 mm.

El Chronometre a Resonance

Solo me faltaba mencionar el Balancier S de Greubel & Forsey, esta pieza que es un desafío a la geometría en si misma incursiona en esta tendencia de colocar el volante en un ángulo de 30 grados con respecto al movimiento.

Si os puedo ser totalmente sincero este año he disfrutado muchísimo haciendo relojes increíbles, creo que he sido más fiel a mis criterios que estar pendiente de publicar nada para quedar bien con ninguna agencia de comunicación; o por aparecer primero en el algoritmo de Google.

El trabajo de esferas de Anita Porchet

Eso tal vez tenga su precio, entiendo que puedo llegar a generar antipatías pero en esto soy esclavo de mis demonios. Cada vez que edito un artículo a cambio algo en nivel estético lo hago pensando en cómo me gustaría que fuera, y desde allí comienza mi proceso.

Es una lucha conmigo mismo para hacerlo mejor, es por eso que el poder darme cuenta de que Relojes Increíbles es el baremo y el punto de comparación de otras páginas, esto sinceramente es algo que me enorgullece y que me dice que no lo estoy haciendo nada mal. Creo que he logrado de sobra mi objetivo de ser la relojería mejor contada, muchas gracias a todos mis lectores, a mi competencia y también a las marcas que me apoyan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar