Saltear al contenido principal
LA RELOJERÍA JAMÁS CONTADA
mayo 11, 2021 18:33

Han vendido el Daytona de Paul Newman

&

 320 Lecturas de este artículo

El Rolex Daytona de Paul Newman se ha subastado hace unos días en la ciudad de Nueva York, sí, el “santo grial” de todos los relojes. En la actualidad no todos saben el porqué de la trascendencia de este reloj, pero yo os lo voy a contar.

El pasado 26 de octubre la casa de subastas Phillips, representada por Aurel Bacs, ha realizado esta puja; Bacs es un viejo conocido de las subastas con una gran experiencia en ciudades como Monte Carlo y Ginebra, en primer lugar como experto en relojes y luego como subastador. El artículo a subastar fue el Rolex Daytona de Paul Newman, de referencia 6239. El cronógrafo del desaparecido actor no tiene un movimiento de alta relojería, pero sí uno muy eficiente, ya que cuenta con el calibre Valjoux 72.

Numerosos medios se han encargado de difundir esta noticia en el que se pudo ver a la hija de Paul Newman emocionarse notablemente cuando en la sala se escuchó la cifra de 10 millones de dólares, y eso que la puja aún no había finalizado. Para sorpresa de todos una cifra cercana a los 18 millones de dólares fue el resultado final de esta subasta.

Newman2

 

En 1968 se rodó la película Quinientas Millas, en el que Paul Newman interpretaba el conocido personaje de Frank Capua. La casa Rolex, por su parte, había lanzado su modelo Daytona en 1963 sin que aún hubiese obtenido el éxito comercial esperado por la marca. La anécdota que cambia la historia de la relojería ocurre durante realización de este filme en el que la esposa de Newman en la vida real, Joanne Woodward, interpretaba también el papel de su esposa en la película. Ella le regala este reloj al actor con una inscripción en la parte trasera del mismo que reza Drive carefully me, para que tuviese cuidado al volante, pues la afición de su marido le parecía un poco peligrosa.

Tras esto, el paso del tiempo generó esta leyenda y el Rolex Daytona ganó una relevancia inesperada convirtiéndolo en objeto de deseo, algo absolutamente icónico. En los años ochenta Paul Newman obsequió este mítico reloj al novio de su hija, James Cox, quien lo ha conservado durante todos estos años y recientemente decidió ponerlo a la venta para destinar los fondos obtenidos para una fundación creada por la hija del desaparecido actor.

En mi opinión, yo me esperaba una cifra superior como resultado de esta subasta. La compra de un objeto de esta envergadura es mucho más que una inversión. Me extraña que, con tanto multimillonario suelto, nadie haya querido ofrecer algo más por este objeto tan codiciado. Casi con seguridad su actual propietario lo conservará durante una cantidad de tiempo para disfrutarlo y, cuando lo considere oportuno, lo sacará a subasta nuevamente y romperá un nuevo record. Lo que sucede es que esta fue la primera vez que se sacaba a subasta el reloj de pulsera más icónico de todos los tiempos y, sí, han hecho historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar