Saltear al contenido principal
LA RELOJERÍA JAMÁS CONTADA
diciembre 1, 2020 08:55

Los Gondolo de Patek Philippe, la esencia del Art Déco

&

Tal vez la colección más distintiva de Patek…

 676 Lecturas de este artículo

Hoy voy a hablaros de los relojes de Gondolo. El tipo de relojería que se hizo en las primeras décadas del siglo XX se encuentra en un lugar privilegiado dentro de la historia de Patek Philippe, porque su existencia coincide con una relación de hechos muy importantes para esta manufactura.

¿De dónde viene el nombre de Gondolo y por qué que se le llama así?

El nombre Gondolo proviene de Carlos Gondolo, un hombre de negocios que tuvo la visión de querer representar a Patek Philippe en su Brasil natal. Esto lo logró gracias al apoyo de otro emprendedor que luego se convertiría en su socio, Paulo Labouriau.

Cronómetros de Gondolo

Juntos fundaron Gondolo & Labouriau en 1890, la empresa que llegaría a ser uno de los distribuidores de relojería más importantes a nivel mundial.

El éxito de estos dos empresarios se consolidó gracias al momento económico deslumbrante que vivía Brasil en aquel entonces y, por otra parte, también gracias al modelo de negocio que lograron imponer. Se llamó Plano de Clube Patek Philippe y era un sistema que permitía la adquisición de relojes haciendo pagos semanales. Dicho club organizaba un sorteo semanal y el ganador se llevaba la pieza por la que había estado pagando hasta ese momento.

Es evidente que esta especie de lotería en donde nadie pierde se hizo muy popular, y llegaron a formarse más de doscientos clubs de esta índole en todo el país, tanto que la manufactura creó piezas en exclusiva para estos clubes.

Gondolo & Labouriau tuvo una relación comercial con Patek Philippe desde 1890 hasta 1927 y fue realmente fructífera para ambos. La situación económica en Latinoamérica era muy distinta a la actual: todos recordaréis que por entonces se decía que Argentina era el granero del mundo y Brasil realmente tenía poca competencia en la exportación de café. Las clases económicas que recientemente habían escalado puestos en la sociedad necesitaban consolidar su caché y contar con lo más exclusivo de la relojería no les venía mal.

La referencia 5101, fiel a la etapa que representa

Durante esos años anteriores y posteriores a Primera Guerra Mundial, el mercado europeo dejo de ser el primer bastión de los ingresos del sector relojero suizo. En ese momento empezaron a cobrar sentido los llamados “mercados emergentes” y, en concreto, el mercado brasileño se convirtió en algo muy importante para Patek Philippe.

Gondolo & Labouriau llegó a representar un tercio de toda la producción anual de la manufactura ginebrina, el distribuidor brasileño llegó a vender hasta 22.000 unidades de Patek durante algunos años.

La influencia de Patek Philippe en Brasil creada por Gondolo & Labouriau fue tal que en cierta época la palabra “reloj” fue sustituida por la palabra Patek.

El principio de la relación comercial de la marca de la Cruz de Calatrava con el distribuidor brasilero encarna la transición de los relojes de bolsillo a los de pulsera. Con la llegada de los años 20, aparte de marcar el inicio del Art Déco como estilo decorativo, el reloj de pulsera se consolidó como primera opción sustituyendo al de bolsillo. En aquel momento histórico marcado por el glamour, la aristocracia y las personas pudientes se percataron de que llevar un buen reloj de pulsera era un símbolo de estatus. Ese concepto nació allí.

Es por esto que a ese concepto de reloj se le llama relojes de Gondolo. Pueden ser reconocidos por sus cajas de tipo Tonneau o tonel, o por la caja cuadrada en forma de cojín, también llamados Carré Cambré. La principal seña de identidad de todos ellos era su simplicidad, pues no eran para nada ostentosos. Precisamente a esto es a lo que se llama relojes de “forma”. Para poder ser llamados cronómetros de Gondolo, incorporaban el conocido tren de ruedas de 9 quilates que incluían los “Ébauche”, como la referencia 1322, esos calibres automáticos creados a partir de los bocetos de Adrien Philippe.

Relojes de Cojín de las referencias 5940, 5950 y 5951

Las primeras referencias pertenecen a la década de 1900, cuando aún eran de bolsillo. Contaban con varias indicaciones, como horas, minutos y segundos hasta con los 24 husos horarios. Por su parte, la llegada de los años 20 marcó una gran diferencia estética gracias a la incursión del Art Déco. Sus monumentales columnas custodiaban los laterales de la caja en sus modelos de tonel. Algunos de ellos contaban con indicaciones aplicadas, otros con números arábigos y con números romanos también. Aunque en la actualidad se producen en diversos materiales, en esa época se llevaba mucho el oro amarillo y la verdad es que a mí me parecen muy elegantes.

Gondolo, lo que en un principio fue únicamente el apellido de una persona pasó después a ser parte del nombre de un establecimiento de mucha categoría, para finalmente convertirse en un estilo muy valorado de la relojería contemporánea. Consciente de esto, Patek Philippe no dejó pasar por alto una parte tan importante de su legado, y desde 1993 Gondolo pasó a ser una de las colecciones más estimadas de esta casa.

Desde esa fecha la marca de la Cruz de Calatrava ha venido realizando interpretaciones de las referencias que mejor han representado este estilo de relojería, como la referencia 5098, también llamado Serata. La pieza recibió la denominación de Serata o “tarde” en italiano, pues sus formas eran idóneas para los eventos sociales de ese segmento horario que se alargaban hasta la noche.

La referencia 5100 producida en el año 2000

Un formato al que Patek Philippe siempre le ha dado el lugar que se merece dentro de su colección son los relojes en de cojín. Desde 1993 esta manufactura ha producido interpretaciones mucho menos ingenuas que aquellas de los años 20. Como la familia de referencias del 5940, 5950, 5951, y en la parte femenina la referencia 7071, que se sigue produciendo en la actualidad.

La forma rectangular es la que completa este álbum de las piezas de mayor relevancia dentro de los relojes de Gondolo, que ha sido representada en estos últimos años en la referencia 5100 del año 2000, de forma muy elegante en el 5124 y de forma magistral en 2003 en la referencia 5101, que monta al calibre 28-20 e incorpora un tourbillon y una reserva de marcha de diez días.

La actual oferta de la referencia 7099, también llamada Serata

La presencia de Gondolo en la oferta actual se perfila de forma muy femenina. Piezas como el Serata están representadas por la referencia 7099, en una versión de absoluta gala en versiones de oro blanco y rosa totalmente engastadas por 367 diamantes de talla brillante.

A la izquierda la referencia 7041 de la actual colección de Patek Philippe, y dos opciones de la referencia 7042 a la derecha

Los relojes de Gondolo de cojín cuentan con una referencia como la 7041, en oro rosa y con unos diamantes de talla brillante que circundan la esfera. Me gusta particularmente esta pieza y entendería perfectamente verla en una muñeca como reloj de diario. A esta la acompaña la referencia 7042, en dos versiones de carácter real, una en oro rosa y la otra de oro blanco, en una combinación de diamantes de talla baguette y de talla brillante, a juego brazalete de perlas Akoya.

La actual propuesta de Patek Philippe de la referencia 7099

La última de estas piezas se presenta en un formato rectangular. Se trata de la referencia 4972, que integra un movimiento de cuarzo. Se trata de dos versiones distintas de oro blanco macizo. Una pieza para ir de fiesta muy elegante y con mucha planta. Su esfera de nácar tiene un increíble trabajo de guilloche y la caja cuenta con 130 diamantes de talla brillante engastados. El brazalete puede ser de oro blanco macizo o de satén azul noche.

Los relojes de Gondolo de Patek Philippe son los protagonistas de una etapa muy importante de la manufactura que es considerada la relojería misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar