Saltear al contenido principal
LA RELOJERÍA JAMÁS CONTADA
enero 27, 2021 10:18

¿Cómo es el Master Control de Jaeger LeCoultre?

&

Afortunado soy…

 537 Lecturas de este artículo

Me voy a permitir compartir con vosotros mi análisis de una de las novedades de Jaeger Le Coultre del presente año, la colección Master Control.

Veámoslo

La gente de Jaeger LeCoultre, siempre tan atenta, me ha hecho llegar un par de incorporaciones de la colección Master Control. Se trata de un par de piezas que pueden hacer que nos olvidemos del resto de los relojes, su refinado grado de terminaciones lo avala.

La experiencia no ha podido ser más positiva, pues he podido hacerme una impresión de lo que verdaderamente son. Y es que no tiene nada que ver cuando los ves en una foto a lo que es tenerlos en tu muñeca. Solamente cuando las tienes en las manos puedes hacerte una idea exacta de los finas que son estas piezas.

La esfera del Master Control Calendar

Lo cierto es que Jaeger LeCoultre ha apostado por piezas clave y, si bien son una cantidad menor entre la oferta disponible, no dejan de ser lo que son. Digo esto porque la Grande Maison tiene ese bendito problema que es tener una serie de colecciones todas ellas importantes. Por ello, considero que entonces lo que hace tal vez sea lo más ecuánime con respecto a sus colecciones.

Cada año Jaeger LeCoultre se lo dedica a una colección distinta, mientras que desarrolla el tema de los relojes con verdaderas complicaciones de una forma paralela. Llevar todos estos proyectos a la vez supone una importante inversión económica, además del tiempo que conlleva que parte del personal estará asignado a cada proyecto.

El Master Control Calendar en la muñeca

Esto es una loable labor de gerencia: sincronizar departamentos de manera bastante concisa para que todo funcione como debe funcionar. Si hay algo que destaca en esta marca sobre otras, es la constancia con la que nos presentan estas piezas, todas llenas de ese algo capaz de transmitir una gran cantidad de sensaciones.

Os confieso que me he quedado prendado del Master Control Calendar. Es una de esas piezas capaces de transmitir mucho con una esfera bien presentada. Ese rigor es lo que hace que estos objetos pasen de ser meros mecanismos a ese algo especial que no podemos apartar de nosotros. Y esa pieza tiene esto, tiene mucho arte.

Y creo que el arte de esta pieza radica precisamente en su esfera. Me refiero con ello a la cantidad de elementos dispuestos en la fachada de este reloj. Detalles como esas agujas de tipo dauphine, capaces de indicar la cronometría sobre esas indicaciones simétricas con esa fuga tan incipiente. Acompañan en tres de sus cuartos unos números bien plantados que lo tienen todo, son sencillos, elegantes y discretos.

El Master Control Calendar de Jaeger LeCoultre

Sobre esta base se disponen las tres acciones más importantes de esta pieza que la convierten en algo divertido. Me refiero en primer lugar a esa doble ventana con los días y los meses. En segundo término, a esas fases lunares de escándalo gobernadas por los pequeños segundos que equilibran esa región. Y en tercera lugar, la acción discurre en la costa con el bisel: esa fecha avisada de forma tan alegre por ese indicador le da vidilla al resto de la esfera.

El conjunto de todo esto es algo capaz de captar nuestra mirada. La pieza es elegante, muy distintiva y muy pero muy fina. La sensación de tenerla en las manos es de la más absoluta suavidad.

El único punto a mejorar tal vez sea un poco la falta de contraste en la esfera. Su caja de acero inoxidable de 40 mm de diámetro monta el calibre 866, que pertenece a la nueva generación de calibres que ha hecho Jaeger LeCoultre.

El Master Control Date, simplemente genial

Este mecanismo manufactura ofrece 70 horas de reserva de marcha. Entre sus indicaciones ofrece horas, minutos, pequeños segundos, día y fecha saltante en la doble ventana, meses y fases lunares. Esta pieza en acero tiene un precio de 11.050 €, imbatible.

Lo que sucede es que existe otra pieza no menos importante porque su oferta tal vez sea aún más tentadora, me refiero la segunda de estas piezas, el Date. Tener en nuestras manos un tres agujas con fecha es una declaración de intenciones de no necesitar nada más, es simple y efectivo.

Aquí es cuando nos damos cuenta de que el menos es más. Esta pieza, que usa el mismo tamaño de caja que la anterior, monta también un calibre de nueva generación de tres días de reserva de marcha.

Sin duda, este es el enemigo a batir de muchas marcas del mercado actual. Digo esto porque tener la oportunidad de hacerte con un reloj de esta finura y estos acabados por 7.000 € significa que es un gran dolor de cabeza en el actual segmento de los 10.000 €. Definitivamente es otra pieza ganadora.

Esta entrada tiene un comentario
  1. Sin duda, un buen punto de vista. Jaeger es una magnífica marca que hace magnífico relojes en un mercado donde la mayoría de los clientes no valoran la maquinaria ni la estética, un mercado cada vez más raro donde no tiene cabida nada que no se llame Rolex o se apellide Speedmaster.
    Algo tembién deben estar haciendo mal las propias marcas, de lo contrario no se entiende que Zenith, posiblemente el mejor movimiento del mercado, Breguet o Jaeger, no tengan las ventas que se merecen por méritos propios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar