Saltear al contenido principal
LA RELOJERÍA JAMÁS CONTADA
agosto 4, 2020 15:23

Classic Origin Opaline de Laurent Ferrier, de aniversario

&

Cómo me gusta esta marca...

 155 Lecturas de este artículo

Laurent Ferrier celebra los primeros 10 años de vida de su manufactura con una esfera opalina de origen clásico.

Veámoslo

Laurent Ferrier es uno de los relojeros contemporáneos más importantes de la escena indie. En mi opinión tal vez esté un poco infravalorado, pero lo cierto es que quien esté buscando alta relojería, exclusiva y sofisticada, no tiene que buscar más porque esta marca lo tiene todo.

La pieza del décimo aniversario de Laurent Ferrier

Cuando hablamos de firmas relojeras, siempre nos decantamos por unas marcas dependiendo de si queremos algo puramente estético o de si, por el contrario, buscamos complicaciones. Lo que sucede es que cuando prestamos atención a lo que hace el maestro Ferrier, sinceramente no nos queda tiempo para ver a nadie más.

Si queréis que os diga cuál es el aspecto más relevante de Laurent Ferrier, esta puede ser una tarea complicada porque creo que en esta casa todo es relevante, sí, esta marca lo hace bien todo.

En la muñeca

El ex relojero de Patek comenzó su proyecto personal hace diez años, ya con la lección bien aprendida. Digo esto porque Ferrier hace una relojería impecable, muy precisa, en donde mantiene un acertado equilibrio entre su base clásica, que complementa con un diseño y unos decorados realmente modernos.

El relojero ginebrino aplica con desenfado sus conocimientos en otras lides de esta profesión. Este es el caso del magnífico sentido del gusto que tiene a la hora de diseñar una caja. Es obvio que Ferrier dejó las instalaciones de Plan Les Oates con una cátedra sobre la proporcionalidad a nivel maestro, en esto no falla.

El fondo visto

Digo esto porque Laurent Ferrier cuenta con un sentido único al definir las proporciones de un determinado volumen. Si tenéis la suerte de tener una de sus piezas en vuestras manos, al principio tal vez no os deis cuenta pero con el paso del tiempo emergen ante nuestros ojos una serie de detalles que no habíamos visto antes.

La definición de los volúmenes en todas sus piezas es de un grado mayor, tiene esa gran capacidad de no excederse ni quedarse corto en nada. Creo que es una de las marcas que mejor aplica la fórmula del “menos es más”.

Esto lo hace también con las esferas, este es uno de los apartados que mayor atención se debe tener a la hora de incluir elementos, pues pasarse puede rozar rápidamente lo ordinario.

Detalle de la esfera

La esfera opalina de origen clásico

Con motivo del décimo cumpleaños de esta marca, Laurent Ferrier ha producido una pieza conmemorativa con la estética que mejor le representa: el Classic Origin Opaline.

La esfera es de la más clásica opalina, de un blanco cercano a un tono de plata. Si dividimos por un momento la esfera, podemos ver el ferrocarril de las horas así como otras indicaciones impresas en un tono de gris pizarra, en donde acompañan las indicaciones numéricas en rojo para darle un poco de contraste.

Si nos fijamos en las sofisticadas agujas de tipo Assengai de oro blanco, acompañadas por unas notables indicaciones aplicadas, podemos ver lo que es capaz de hacer esta marca. En consonancia con estos apliques, unos pequeños segundos realmente sutiles resguardan la parte baja de la esfera.

En la muñeca

La caja es una de las cosas que mejor se le da a Laurent Ferrier. Muestra una importante definición de las formas, mientras que esos comedidos 40 mm de diámetro reflejan esa clara intencionalidad de lograr el tamaño idóneo, o el más universal.

Aunque no es algo que se repita dentro de esta marca, esta vez el maestro Ferrier ha elegido el titanio de grado 5 como el material de la caja. Veo que en esa ligereza busca la polivalencia de tener una pieza con mucha clase, y que incluso pueda resultar deportiva.

Algo que es total novedad en esta pieza es su movimiento. El calibre LF116.01 cuenta con el clásico escape de palanca suiza que ya es una seña de identidad de Laurent Ferrier, que ha logrado un gran reconocimiento gracias a su precisión. Cuenta con 80 horas de reserva de marcha.

En sus indicaciones ofrece horas, minutos y pequeños segundos. La correa es de piel de becerro con un cierre desplegable en titanio. Esta es una buena oportunidad para hacerse con una pieza de esta índole, pues los guardatiempos de Ferrier con escape de palanca tienen de media un precio cercano a los 40.000 €; en cambio la pieza del décimo aniversario, esta Classic Origin Opaline tiene un precio de 28.500 €.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar