Saltear al contenido principal
LA RELOJERÍA JAMÁS CONTADA
mayo 11, 2021 18:35

Calatrava de Patek Philippe, adiamantado

&

Esos diamantes están de moda...

 166 Lecturas de este artículo

Patek Philippe nos presenta un nuevo Calatrava, que en esta oportunidad ofrece en su bisel los clásicos motivos diamantados Clous de Paris.

Veámoslo

Patek Philippe ha puesto en circulación una serie de referencias presentadas en una nueva camada de novedades que ha desplegado durante la más reciente edición digital del Watches & Wonders. De entre todas estas novedades, he decidido centrarme el día de hoy en una de las colecciones más icónicas de la marca, que bajo el nombre de Calatrava presenta las referencias 6119G_001 y 6119R_001.

las referencias 6119G_001 y 6119R_001 de Patek Philippe

Las presentes ediciones de esta colección cuentan con algunas novedades, entre las que debo mencionar el bisel con motivos Clous de Paris, un nuevo tamaño de mayor diámetro y una esfera con indicadores horarios aplicados.

Sin duda los años 30 fueron para la casa de la cruz de Calatrava algo que más que una simple época dorada, pues durante esos años la marca generó una gran cantidad de referencias distintas pertenecientes a esta colección, que hoy en día pueden verse de vez en cuando solamente en casas de subastas. Es por esto que esta serie se convirtió en la quintaesencia del reloj de pulsera clásico de forma redonda, que con el paso de los años se convirtió en el dresswatch por excelencia.

La evolución del modelo Calatrava en el tiempo

Patek Philippe presentó en 1932 la conocida referencia 96, el primer modelo de esta marca que le fue atribuido un número de referencia. La tendencia relojera de la época dictaba algunos parámetros estéticos realmente significativos, como el uso de las cajas Officier, o en versiones extraplanas, con biseles planos o curvos, lisos, engastados o con decoración guilloché.

Un elemento marcado por la época que se repite con regularidad es el apartado de las esferas, siempre diáfanas con indicaciones de horas y minutos muy sencillas, así es como surge una de las colecciones más interesantes de esta marca. Lo que he mencionado, no es más que una gran colección de recursos estéticos que la manufactura de Ginebra utiliza a voluntad, pues nunca abusa de uno solo de estos elementos, más bien los alterna de forma sabia, nunca de más, siempre en la dosis exacta.

Detalle de la esfera

Bajo estos parámetros es sencillo comprender como a través de los años la marca ha dispuesto de los elementos. Si prestamos atención a ese bisel con motivos diamantados llamado Clous de Paris, hizo su primera aparición en un bisel de un Calatrava en 1934, en la referencia 96D.

Apareció nuevamente algunos años después, en 1972 en la referencia 3520D, que incorpora números romanos y asas un poco más rectas. Luego, en 1985, la marca utiliza este recurso en una de las referencias que a la postre se convertiría en uno de los relojes más de la relojería, el 3919. Una pieza que sin duda guarda muchas semejanzas con la que la marca nos presenta hoy, al menos en la forma, pues esa versión presentaba indicaciones en forma de números romanos.

Vista de perfil

Es por eso que, basándose en esa celebre referencia, Patek Philippe ha hecho una reinterpretación en la que se diferencia por su tamaño un poco más grande, que ahora es de 39 mm. También sustituye los números romanos por indicaciones aplicadas de oro de 18 quilates tipo “obus”, totalmente facetadas, con una doble indicación a las 12 horas. Indicaciones con las que contaba la referencia 96 de 1932, y 96D de 1934. Estas indicaciones están regidas por unas agujas de tipo dauphine de triple cara y una sencilla aguja de segundos de tipo cabello.

Las referencias 6119G_001 y 6119R_001 de la colección Calatrava de Patek Philippe, cuentan en esta oportunidad con un nuevo movimiento manufactura. Esta decisión obedece a la necesidad de la marca de disponer de un mecanismo de un diámetro superior al del calibre 215 PS, pero que pudiese ser incluido en cajas más delgadas.

6119R_001 de Patek Philippe

Así nace el calibre 30-255 PS, con un diámetro de 31 mm y un grosor idéntico al del 215, que cuenta con innovaciones que aumentan su eficiencia. Una de ellas, es el piñón del centro de la placa base que en vez de una rueda cuenta con un piñón de transmisión, junto a un rochete y una corona situados por encima del puente del barrilete. Este robusto movimiento cuenta con una reserva de marcha de 65 horas, algo posible gracias a sus barriletes montados en paralelo que reciben carga desde el piñón central.

Esta disposición de los barriletes obedece a la necesidad de aumentar el par motor del movimiento, a diferencia de los barriletes dispuestos en línea. Esta solución ha logrado aumentar la inercia del volante que garantiza una mayor estabilidad en la marcha. Esta versión sobria y refinada del Calatrava es un resulta un complemento perfecto a la oferta existente en este segmento tan competido de los dresswatch. Me ha gustado mucho la versión de oro rosa, ¿y a vosotros?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar